agosto 08, 2022
11 11 11 AM
Alto acatamiento al paro de los profesionales de salud
Masiva movilización docente en Reconquista
Preocupación por los puestos de trabajo y el futuro de la región: Vicentin no continuaría produciendo en el nodo Reconquista
CARTA ABIERTA AL CLAUSTRO DOCENTE DEL ISP Nº 4
Daniel Yofra: “La huelga desapareció para algunos dirigentes sindicales”
70 veces… 7ma presentación para regular los agrotóxicos en Santa fe
Pueblos fumigados y científicos rechazan el trigo transgénico
El cordobazo
Gustavo Teres: “Queremos un gremio que esté mucho mas en las escuelas que en los pasillos del gobierno”
Jornada de lucha en el Hospital Reconquista: La deuda es con el pueblo
Marcha Federal del Pueblo Trabajador en Reconquista
Por una Amsafe Activa
Últimas Publicaciones
Alto acatamiento al paro de los profesionales de salud Masiva movilización docente en Reconquista Preocupación por los puestos de trabajo y el futuro de la región: Vicentin no continuaría produciendo en el nodo Reconquista CARTA ABIERTA AL CLAUSTRO DOCENTE DEL ISP Nº 4 Daniel Yofra: “La huelga desapareció para algunos dirigentes sindicales” 70 veces… 7ma presentación para regular los agrotóxicos en Santa fe Pueblos fumigados y científicos rechazan el trigo transgénico El cordobazo Gustavo Teres: “Queremos un gremio que esté mucho mas en las escuelas que en los pasillos del gobierno” Jornada de lucha en el Hospital Reconquista: La deuda es con el pueblo Marcha Federal del Pueblo Trabajador en Reconquista Por una Amsafe Activa

Accidentes automovilísticos a la orden del día

Semana pasada. Veo un Mercedes Benz a toda velocidad. El auto choca contra otro vehículo, dando posteriormente contra un poste. Se puede advertir que el automóvil podría haber dado contra la pared de la casa.

 

Lunes al mediodía. En menos de una semana. A cien metros del primer accidente, ahora el de un auto que colisiona con una motocicleta en la que iban una mujer, un hombre y una criatura.

 

 

Hablar de accidentes automovilísticos es sentir no las luces del progreso ni de la compasión sino la negrura del abandono, de la incertidumbre y la desconfianza.

Pero este verdadero folclore de azar, sangre y muerte hace ver cuán presente está el instinto asesino en ciertos conductores que transitan por estas calles. Sin embargo, ¿los accidentes automovilísticos seguirán repitiéndose con la misma intensidad? Siempre será  más fuerte el goce de la velocidad y el confort de las butacas, que las regulaciones del Estado. Porque es más enérgico el goce de no levantar el pie del acelerador, porque este goce se ensambla al efecto imperativo y liberador de sentir “la fuerza de la máquina”, poner a prueba los límites de la carne.

 

Los cielos del capital influyen en tu mente. Te han dado la mecánica, la tecnología y el dinero para la nafta, los que se convierten en el arma que usarás contra el otro, el otro que – a su vez – se ha convertido en tu competencia, en el dedo que te señala, en tu potencial tirano.

Por Andrés Ugueruaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is protected by wp-copyrightpro.com