diciembre 01, 2022
11 11 11 AM
EL PROYECTO QUE VA CAMINO AL RECINTO NO PROTEGE A LOS TERRITORIOS Y SUS HABITANTES
Guardia Pediátrica - Ciancio: “Hay decisiones que se toman de aquí y la decisión final es del Ministerio”
Inicia juicio contra policías responsables del asesinato y desaparición forzada de Luis Espinoza
Grave: Nunca se generó el expediente para la creación de la Guardia Pediátrica
Guardia Pediátrica Ya: 3 años sin Valentina
Amplio repudio a la represión y detención de integrantes de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu “La bandera de los derechos humanos le queda grande al Estado argentino”
Manifestación docente contra los descuentos y por mejora salarial
Primer Foro Regional Disidente y Feminista del norte santafesino
Desmontes en Chaco: “El gobernador Jorge Capitanich premia la destrucción de bosques”
Fumigaciones en Campo Hardy: El poder que envenena
Manifestación contra el ajuste en discapacidad
Solidaridad con Aceiteros
Últimas Publicaciones
EL PROYECTO QUE VA CAMINO AL RECINTO NO PROTEGE A LOS TERRITORIOS Y SUS HABITANTES Guardia Pediátrica - Ciancio: “Hay decisiones que se toman de aquí y la decisión final es del Ministerio” Inicia juicio contra policías responsables del asesinato y desaparición forzada de Luis Espinoza Grave: Nunca se generó el expediente para la creación de la Guardia Pediátrica Guardia Pediátrica Ya: 3 años sin Valentina Amplio repudio a la represión y detención de integrantes de la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu “La bandera de los derechos humanos le queda grande al Estado argentino” Manifestación docente contra los descuentos y por mejora salarial Primer Foro Regional Disidente y Feminista del norte santafesino Desmontes en Chaco: “El gobernador Jorge Capitanich premia la destrucción de bosques” Fumigaciones en Campo Hardy: El poder que envenena Manifestación contra el ajuste en discapacidad Solidaridad con Aceiteros

Santa Fe-Rincón: marcha por el travesticidio de Adriana Bonetto

La comuna de Rincón, localidad situada a 7 km al norte de la capital Santafesina, se juntó ayer lunes 12, en reclamo de justicia por el travesticidio de Adriana “Cuqui” Bonetto. Asesinada la madrugada del jueves 8 del corriente.

Bajo la consigna Basta De Travesticidios, vecinos, amigos y familiares,  junto a los colectivos Ni Una Menos Rincón y LGBTIQ Rincón, se congregaron este lunes desde las 17.30 en la plaza principal donde leyeron un comunicado y luego marcharon. 

EL caso

Adriana Holzinger Bonetto, de 49 años,  fue hallada muerta en su vivienda de Juan de Garay e Inés Álvarez del barrio Los Espinillos de San José del Rincón.

Las fuentes señalaron que Bonetto fue hallada pasadas las 4 en la madrugada del jueves con múltiples heridas cortantes, al parecer provocadas por un cuchillo o un machete. Entraron al dormitorio y encontraron a Adriana desnuda, tirada al lado de la cama en posición fetal y abrazada a una almohada, tapada con una sábana amarilla. 

Por el crimen, la Policía busca como sospechoso a un hombre de baja estatura que llevaba el pelo atado y sería pareja de la mujer desde hace un año, según vecinos.

De acuerdo a la sospecha policial, el asesino, que cubrió el cuerpo con una sábana, abandonó la escena del crimen en la moto de la víctima. La causa es llevada por la fiscala Ana Laura Gioria.

Según las diferentes crónicas el asesinato no sería caratulado como un crimen de odio a pesar de la saña con que describe el hecho.  

Comunicado leído en la marcha por Adriana Bonetto

“Abrazarse parece fácil, pero nunca es fácil llegar hasta el abrazo”.

Primero hay que saber lo que significa que nadie te abrace. Y de eso mis amigas travas y yo sabemos bastante. La soledad no es mala. Lo malo es que te dejen sola no por algo que hiciste, sino por algo que sos.” Susy Shock, “Crianzas. Historias para crecer en toda la Diversidad. ”

Patricia cuenta que la Adriana “Cuqui” Bonetto nació en Santa Fe en el 68. Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 80% de las mujeres transexuales latinoamericanas mueren antes de los 35 años. Cuqui pudo superar a fuerza de mucho trabajo esa barrera social y sistémica de exclusión, este año cumplía sus 50.

Desde temprana edad comenzó a trabajar en el frigorífico Tacural. A los 20 años, cuando comenzó su búsqueda de una nueva identidad travesti, su hermano la descubre y la familia decide expulsarla de la casa. Loana Berkins dice “que travesti es ser personas que construimos nuestra identidad cuestionando los sentidos que otorga la cultura dominante a la genitalidad. Se considera que un cuerpo con pene seguirá una subjetividad masculina y un cuerpo con vagina seguirá una subjetividad femenina. El travestismo irrumpe en esa lógica binaria que es hegemónica y que oprime a quienes se resisten a ser subsumidas en la categoría varón y mujer”.

A partir de la expulsión de su hogar, Cuqui renuncia a su trabajo y comienza un

camino de desamparo y desprotección, viviendo por un tiempo en la calle.

La CIDH ha revelado la relación que existe entre la exclusión, la discriminación y la corta expectativa de vida de las personas trans, que según el estudio, sufren abusos desde muy temprana edad y tienen una tendencia mayor a ser expulsadas de los colegios, hogares y comunidades, como consecuencia de expresar sus identidades de género. Como resultado, se deben enfrentar cómo en el caso de Cuqui, a la pobreza, la exclusión social y a los problemas de acceso a la vivienda y a la educación.

Por medio de Piti, una marica amiga del barrio Los Naranjos conoce a Patricia. Allí florece una amistad entre las tres, donde tejían sus sentires y pesares. Fue Piti quien corrió a la casa de Patricia para preguntarle si le alquilaba una piecita de su casa a Cuqui que había quedado en la calle. Patricia y su familia, sin dudarlo le abren las puertas de su hogar, dónde encuentra una familia que la aceptaba como era.

Cuqui había terminado sus estudios secundarios. Era una mujer divertida, rebelde comprometida y brava para las peleas y tierna para los abrazos.

Fue hallando trabajos diversos, porque a partir de su responsabilidad con las tareas y organización personal generaba mucha confianza en sus empleadores, así es que fue secretaria de un estudio jurídico durante diez años hasta que en un momento decidió cambiar de rumbo y lugar, y decide venirse para San José del Rincón.

Al venirse, toda la familia de Patricia decide seguir sus pasos. Cuqui es el sostén. Siempre dispuesta a cuidar los niños, a bañarlos, a llevarlos a la escuela, cuidar a los enfermos. Ella se sentía cuidada en su hogar en el barrio Los espinillos donde logró construir de material una vivienda, pegada a la de su hermana Patricia, con todxs sus sobrinxs y nietxs. Luego la complicidad con las sobrinas adolescentes se hace mas fuerte, donde son frecuentes los encuentros para cantar y bailar al ritmo de Thalía:

“La gente me señala – Me apuntan con el dedo – Susurra a mis espaldas

Y a mi me importa un bledo – Que mas me da – Si soy distinta a ellos

No soy de nadie – No tengo dueño…”

En 2012 y con la Ley N° 26743 de Identidad de género Cuqui elige su nombre de Adriana Estefanía Bonetto, tomando el apellido de su madre. Consigue trabajar por mucho tiempo en el hogar de ancianos “La posada del Labriego”. Luego que fallece la dueña, cambia la gestión directiva y comienzan los maltratos por su condición de travesti. El clima de trabajo se hace insostenible, al que decide renunciar, iniciándole una acción judicial que hasta el día de hoy está en proceso. En el último tiempo trabajaba cuidando un hombre mayor de la localidad de Arroyo Leyes.

El interior de su hogar fue finalmente el que habilitó al agresor desplegar todo el horror, porque cualquier vecino hubiera acudido en su ayuda en la calle. Eso muestra lo que las feministas nos dicen: que para las mujeres, muchas veces, el interior del hogar es el lugar más inseguro.

¿Por qué la mataron a Adriana Cuqui Bonetto?

¿Para robarle la moto y unos pesos que recién había cobrado?

A Cuqui la matan no solo por eso. Cuqui pertenece a un amplio colectivo de trans, que en su amplia mayoría no superan los 35 años de vida. Las asesinan con saña, cómo es el caso de Cuqui, por haber elegido una identidad distinta a la biológica y a la determinada socialmente. La sociedad patriarcal, les asigna a las travestis el último lugar de la escala social, o mejor dicho, les da la primer posición para ser descartadas, asesinadas por cualquiera con toda impunidad sin que eso signifique para la sociedad machista haber cometido un crimen.

El asesinato de Adriana Cuqui Bonetto es un travesticidio.

El travesticidio/transfemicidio es la expresión más visible y final de una cadena de violencias estructurales que responden a un sistema cultural, social, político y económico vertebrado por la división binaria excluyente entre los géneros.

Desde el colectivo NUM Rincón pedimos al Gobierno Municipal y Provincial que se hagan presentes para acompañar a los familiares en todos los aspectos de atención a la salud y los procesos jurídicos.. Así como también exigimos generar políticas de acompañamiento más amplias del colectivo trans de la localidad.

Pedimos al poder judicial arbitren con celeridad las medidas necesarias para que se haga justicia y no quede impune el crimen de Adriana Cuqui Bonetto.

Exigimos una Fiscalía De Femicidios y Travesticidios porque no son delitos comunes son delitos de crímenes de odio por ser Mujer.

No mas femicidios ni travesticidios!

Adriana Cuqui Bonetto presente.

Fuentes: LT10- UnoSantafe- PRESENTES.ORG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com